En las últimas horas Jason Ronald Ingeniero de software sénior en Microsoft, ha anunciado que compatibilidad con versiones anteriores en Xbox Series X y Xbox Series S funcionará desde el lanzamiento no solo en lo que respecta al catálogo completo de juegos de Xbox One, sino también a los del original Xbox y Xbox 360. 

Después de más de 500.000 horas de pruebas de juego, los ingenieros de Microsoft han logrado que todos los títulos ya disponibles en el servicio actual de compatibilidad con versiones anteriores que se ejecuta en Xbox One funcionen en las consolas de nueva generación.

Por supuesto, los títulos que deben estar excluidos de estos Kinect, una tecnología que Microsoft ha abandonado hace unos años y que francamente nadie echará de menos.