Activision Blizzard sigue en el ojo de la tormenta, esta vez por serias acusaciones de maltrato y abuso de trabajadoras.

La casa de software estadounidense que dio origen a World of Warcraft y muchos otros títulos ahora históricos, está en el centro de graves episodios de maltrato y abuso. La empresa fue demandada por episodios de machismo hacia algunos compañeros. Estos, además de tener salarios más bajos y menos oportunidades de crecimiento en la empresa, habrían sido maltratados de varias formas.

La denuncia describe cómo, durante la jornada laboral, muchos hombres pasan tiempo jugando videojuegos entre bromas de carácter sexual, refiriéndose a la ligera a la violación, relegando sus funciones a los compañeros. También se menciona el trato reservado para quienes también tienen que cuidar a sus hijos: estas mujeres no solo son criticadas, sino también excluidas de las reuniones de empresa.

El peor episodio, sin embargo, se refiere al suicidio de un empleado. Durante un viaje de negocios, ella habría estado sujeta a abuso y acoso sexual acompañado de la divulgación de material personal en los teléfonos de los colegas. Después de sufrir tal abuso, la mujer habría decidido quitarse la vida.

De momento Activision Blizzard ha decidido activar una investigación interna para arrojar luz sobre los hechos, aunque defina las acusaciones en buena parte distorsionadas.

Esperamos que se haga justicia y Blizzard tome la acción correcta.