En 2021, Bungie demandó AimJunkies y Phoenix Digital, desarrolladores detrás de la creación de software dedicado a trampa en una gran variedad de títulos como Elden Ring, Fifa 22, Counter Strike: Global Offensive y Destiny 2. Y aunque los dos bandos casi habían llegado a resolverlo todo sin llegar a las cartas, Bungie aún quería seguir con la causa, indicándolo como una clara infracción de copyright.

Pues bien, el día 28 de abril de 2022, el Corte Federal de Seattle en cambio, estuvo de acuerdo con la contrarrespuesta de AimJunkies y argumentó que no había una base sólida para validar una posible infracción de derechos de autor. Estas son las declaraciones del juez Tomas Zilly.

“Bungie no proporcionó suficiente evidencia para respaldar las acusaciones de que AimJunkies y Phoenix Digital estaban copiando elementos del trabajo de Bungie. En particular, Bungie no ha proporcionado hechos que demuestren que el uso de software trampa constituya el uso de una copia no autorizada de una obra protegida por derechos de autor, como se identifica en el informe".